Menu

INTERVENCIÓN DE IMPLANTACIÓN DE LA PRÓTESIS DE PENE

Procesos y técnicas utilizadas en la implantación del dispositivo

Aunque parezca una operación muy complicada, la implantación de prótesis de pene es una cirugía relativamente rápida y con mínimas implicaciones para el paciente, gracias a novedosas técnicas quirúrgicas que permiten acceder más fácilmente a los compartimentos anatómicos donde irán los elementos del dispositivo.

En nuestro centro médico, esta intervención quirúrgica pudiera tardar incluso menos de una hora y se realiza con anestesia local o raquídea, dependiendo de cada caso en específico. De esta manera, el paciente puede quedarse dormido mientras se realiza la cirugía y no inconsciente por anestesia general (como pasa en muchas cirugías).

El prestigioso Dr. Natalio Cruz, Jefe de los Servicios Médicos de Andromedi, es el encargado de realizar la intervención. El Dr. Cruz cuenta con las habilidades y la trayectoria ideal para intervenir en estas cirugías y ha conseguido resultados excelentes a lo largo de los años.

Él es uno de los pioneros de este tratamiento en toda España, y es reconocido por muchas instituciones de prestigio.

¿Cómo es el procedimiento?

Previo a la cirugía, el paciente debe someterse a pruebas pre quirúrgicas que incluyen:

  • Un examen físico completo.
  • Revisión de antecedentes (enfermedades, condiciones de salud, etc.)
  • Pruebas de sensibilidad a la anestesia.
  • Análisis de sangre (para medir los niveles de muchas sustancias).
  • Urocultivos (para descartar infecciones urinarias).

Todo esto se realiza para conocer al máximo el estado de salud paciente y tomar precauciones necesarias. Por ejemplo, si el paciente es hipertenso o diabético debe evaluarse más minuciosamente o si el paciente está cursando una infección  urinaria, probablemente la cirugía sea aplazada hasta que un tratamiento con antibióticos mejore esa situación.

Teniendo en cuenta el riesgo (mínimo) de infecciones posquirúrgicas, en nuestra Clínica se redoblan todos los esfuerzos destinados a prevenir la aparición de cualquier complicación infecciosa y para ello, se siguen varias acciones que garantizan la seguridad quirúrgica.

Dentro de estas acciones se encuentran:

  • Examen de piel del área genital por si existen lesiones cutáneas que sugieran procesos infecciosos.
  • Rasurado del vello púbico con una maquinilla eléctrica (dentro del quirófano) y lavado del área con soluciones antisépticas.
  • Administración pre operatoria y postoperatoria de antibióticos para prevenir infecciones.
  • Uso de doble guante quirúrgico en todo el personal dentro del quirófano (cirujano principal y ayudante, anestesiólogo, instrumentista, enfermeras, etc.).
  • La cantidad del personal dentro del quirófano (así como de instrumental quirúrgico) debe limitarse al mínimo posible.
  • Uso exclusivo de prótesis tratadas con recubrimientos antibacterianos (tipo InhibiZone®) como la Coloplast Titán® o la AMS 700®.

La cirugía

Existen varias técnicas quirúrgicas destinadas a insertar las barras de silicona dentro de los cuerpos cavernosos y los otros elementos (bombas y reservorio, en caso de ser un implante de tres cuerpo) pero casi siempre la vía de abordaje es la penescrotal, en la que se realizan uno pequeño corte en la base del pene.

La incisión (de unos 3 cm) para poder introducir el implante peneano suele practicarse en el escroto, aprovechando la “cicatriz” natural que tienen los hombres en el rafe medio entre las dos bolsas escrotales. Esta incisión puede ser realizada en casos especiales en la parte baja del pene, en la superior contigua al abdomen o entre el escroto y el pene.

A través de esta abertura, el cirujano inserta los cilindros a los cuerpos cavernosos del pene y el reservorio de solución salina al escroto.

Las prótesis maleables o semirrígidas se insertan directamente en los cuerpos cavernosos y la cirugía es muy corta pero los implantes de dos o tres cuerpos deben ser preparados con un llenado previo con solución salina (es decir, se implantan llenos).

Cuando todo el sistema de la prótesis está en el sitio correcto, el cirujano cierra la incisión quirúrgica con finas suturas (para no dejar marcas) y el paciente pasa a una sala de recuperación en la que debe permanecer durante el tiempo que se le indique.

¿Y qué pasa si el paciente ya tiene un implante puesto?

En el apartado de cirugías secundarias o de reconstrucción, es decir, intervenciones de pacientes que nos llegan desde otros centros que ya tienen una prótesis pero necesitan entrar a quirófano para recambiarla o retirarla, encontramos entre las mayores complicaciones las roturas. Perforaciones distales, infecciones, fibrosis, complicaciones después del priapismo, etc. En estos casos puede ser recomendable usar las vías sup-pubiana o subcoronal.

El reemplazo de implantes peneanos es posible y requiere exámenes pre operatorios más cuidadosos. El tiempo promedio de duración funcional de cada prótesis es de aproximadamente, diez años pero si el paciente quiere mejorar la prótesis por un modelo más nuevo se puede someter a una nueva cirugía aun cuando la primera prótesis no haya caducado todavía.

Complicaciones de la cirugía

Cabe resaltar que menos del 2 % de los pacientes presentan alguna complicación a lo largo de la vida útil de su implante, una cifra espectacular si tenemos en cuenta como se ha ido históricamente reduciendo este tipo de contratiempos gracias a los aumentos en estándares de calidad y seguridad.

¿Cómo es la anestesia?

Se suele administrar anestesia epidural para dormir el cuerpo de cintura hacia abajo y además una sedación que proporciona al paciente un sueño agradable (que no es la misma situación que una anestesia general). Cuando el paciente se encuentra dormido administra un fármaco vasoactivo localizado para emular la erección y poder medir el implante que mejor se ajuste a tu anatomía.

El pene queda con una temperatura más templada (no llega a ser fría) que sin la prótesis debido a que no llega sangre a los cuerpos cavernosos (el centro del pene) exceptuando al glande y las paredes del pene (que si se riegan de forma natural). Esto no supone más inconveniente, porque simplemente va adquiriendo temperatura al tener roce con la penetración o los preliminares.

Postoperatorio

El postoperatorio tras la cirugía de prótesis de pene no requiere cuidados especiales más allá del reposo relativo y las curas de la herida quirúrgica. El paciente puede abandonar la clínica en menos de 24 horas después de la intervención, salvo en los casos con algún factor de riesgo específico a los que se les aconseja entre 24 y 48 horas de estancia.

Tras cuatro o cinco semanas de adaptación y después de una visita médica para comprobar el buen funcionamiento de activación y desactivación de la prótesis de pene, se puede reiniciar la vida sexual.

A continuación le mostramos un vídeo que contiene imágenes de una implantación de prótesis de pene, en un caso que también incluye una operación paralela de esfínter urinario

Las imágenes que mostramos pueden herir la sensibilidad del espectador.

Dr. Natalio CruzJefe del servicio de Andrología
El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

¿Quieres preguntar o comentar tu caso?

Puedes dejarnos un comentario o escribirnos en privado a info@andromedi.com

Deja una respuesta

58 comentarios

  • salva 4 DíAS AGO

    Hola otra vez, aunque estoy intentando agotar todos las opciones, empiezo a madurar la opción de la prótesis, si tiene que ser la solución prefiero ir haciendo conciencia de ello para que sea mas fácil asumirlo llegado el caso, es por eso que estoy leyendo bastante sobre el tema, y creo que estoy bastante informado, tanto por web específicas como por foros donde hacen aportaciones aquellos que tienen un implante de pene. Es por eso que quiero hacerles algunas preguntas para salir de las dudas. En primer lugar he visto que alguno cirujanos ofrecen la posibilidad de poner un implante (el de 3 componentes) de tamaño levemente superior al tamaño que se tiene de forma natural para evitar el acortamiento del miembro, así como el modelo titan que también comentan que es algo mas grueso que el de la casa AMS, de esa manera aprovechar la intervención para poner algo con lo que no perder ni longitud ni grosor, e incluso ganar algo de grosor, ya sabemos que el pene puede estirar hasta donde permite, pero en grosor si que podría ganarse algo?. También comentan que el modelo Titan es destacado por aportar mas rigidez, ustedes colocan implantes de esa casa? La otra pregunta es, si todavía mantengo una cierta capacidad de erección aunque sea muy leve, el glande conservará esa leve capacidad de erección una vez puestos los implantes?

    Responder